Cuidados de enfermería en el preoperatorio y postoperatorio mediato

Fase preoperatoria mediato:

En esta fase la enfermera debe identificar las necesidades básicas que tiene alterados el paciente, los factores de riesgo y el apoyo que necesita el paciente para prepararle de manera que afronte la operación y el pos-operatorio en las mejores condiciones posibles.

  • Las actividades de enfermería durante estos momentos pueden incluir establecer una evaluación  mediante una entrevista preoperatoria(que no solo comprende la valoración física, si no también la emocional).
     
  • Obtención de antecedentes anestésicos e identificación de alergias o problemas genéticos conocidos que pueden afectar e resultado de la operación.
     
  • Asegurarse que se hayan realizado o que se realizaran las pruebas necesarias (análisis previos al ingreso al hospital).
     
  • Revisar los conocimientos del paciente acerca del proceso, se verifican su identidad y su sitio quirúrgico, se confirma el consentimiento informado y se inicia la infusión intravenosa.
  • Si el individuo va a regresara   su hogar ese mismo día, es necesario verificar si dispone de transporte seguro y cuenta con un adulto encargado de acompañarlo.
     
  • Las actividades de la enfermera el día de la cirugía pueden limitarse a realizar o actualizar la valoración preoperatoria del paciente y a contestar las preguntas que éste o su familia puedan tener.
  • Preparar al paciente: Reducir temores e informarle , verificar su estado general, cuidados en relación con dieta, cuidados en relación con la eliminación intestinal y preparación de la piel del paciente.

  • Educar al paciente sobre el cuidado en el postoperatorio.

Postoperatorio mediato:

  • Acompañar al paciente a su habitación.
  • Valorar el estado general del paciente:
  • Nivel de consciencia.
  • Respiración: comprobar la permeabilidad de las vías aéreas.
  • Coloración de piel y mucosas.
  • Acomodar al paciente en la posición mas adecuada, según el tipo de intervención quirúrgica.
  • Proporcionar intimidad al paciente.
  • Medir y registrar los signos vitales.
  • Valorar según circunstancias:
  • El apósito de la herida quirúrgica, que debe de estar limpio y bien adherido. Si hubiera signos de sangrado, marcar el área del apósito que esté impregnada de sangre, para posteriores cambiarlos.
  • Drenajes: tipo (de vacío, bolsa…), permeabilidad, fijación y cantidad y aspecto del líquido drenado.
  • Ostomías: tipo, fijación, permeabilidad…
  • Dispositivos intravenosos: permeabilidad, tipo, calibre, localización y fijación
  • Catéter epidural: permeabilidad y fijación.
  • Aplicar oxigenoterapia: dispositivo, porcentaje y litros.
  • Sondas: tipo (vesicales, nasogástricas…), permeabilidad, correcta colocación, fijación, cantidad y aspecto del drenado.
  • Vendajes: tipo (compresivo, oclusivo...), color y temperatura de las zonas distales y si es correcta la compresión.
  • Escayolas y férulas de inmovilización: integridad y posición correcta en la cama.
  • Evaluar el grado de malestar (dolor, ansiedad, náuseas y vómitos…).
  • Facilitar un entorno adecuado:
  • Tranquilizar al paciente.
  • Restringir las visitas.
  • Evitar ruidos.
  • Proporcionar una iluminación adecuada.
  • Conocer la historia clínica:
    • Tipo de intervención y hora de finalización de la misma.
    • Tipo de anestesia (epidural, raquídea, general, local…).
    • Órdenes de tratamiento.
    • Cuidados especiales.
    • Hoja de registro de la URPA (signos vitales, analgesia administrada…).
  • Anotar los datos y cuidados relacionados con las necesidades alteradas, en la hoja del plan de cuidados y el resto de incidencias en la hoja de observaciones de enfermería.
  • Administrar el tratamiento prescrito.
|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar